ORFEBRERIA

Esta variedad artesanal, es, por los elementos que completan su composición, uno de los que más vistoso resultado tienen. Es una expresión que se define entre lo artístico y lo imaginativo, y la creación de nuevas piezas, es siempre un difícil reto para el orfebre, que gustoso de su trabajo, da rienda suelta a su imaginación y a su habilidad.

Aunque la definición de orfebre no es tan usual en Torrejoncillo como lo es en otros pueblos, si es su denominación correcta, puesto que el trabajo del orfebre abarca el oro y la plata. Comúnmente en Torrejoncillo se llamo “orivi” u orive, que es una forma anticuada de orivice, que a su vez lo es de orifice.

Al igual que cada uno de los distintos tipos que estamos viendo de artesanía, es también la orfebrería un negocio familiar. Pero el rasgo que distingue a esta de los demás, es que su origen tiene unos antecedentes concretos. La orfebrería, se remonta a la época de los celtas, sobre los siglos VI y V a.c., y su desarrollo se ha ido conjugando con el transcurrir del tiempo, de tal manera que siempre se mantuvo a un alto nivel con respecto a la aparición de nuevos movimientos artísticos o culturales. Pero la llegada del Gótico y del Renacimiento, llevaron a la orfebrería a un periodo de letargo, del que no se recuperaría hasta el siglo XVII. Los moros y los judíos fueron los principales precursores de la transmisión de las técnicas, iniciándose una nueva etapa en la historia de la orfebrería. Las zonas en la que mayor auge tenia este arte, era la zona de Oporto, la de Salamanca y por su cercanía, en algunos puntos de Extremadura, se dejo sentir su influencia, como Zarza, Ceclavin y Torrejoncillo, en las cuales este oficio gozaba de una situación floreciente.

En la historia peculiar que nos incumbe, la de Torrejoncillo, la orfebrería ha conocido periodos de intensa actividad y periodos menos activos. En una aproximación de lo que puede ser los inicios de la tradición, tenemos un punto de referencia que nos ubica en el año 1794. Desde entonces y hasta hoy, se han conocido tiempos de máximo esplendor, llegándose a contabilizar hasta 8 talleres de orives.
Hoy en día, la orfebrería es una actividad que solamente desarrollan 44 orives. Sin duda alguna, es necesario comprender el significado de orfebrería, ya que nos sería imposible concebir el traje típico de Torrejoncillo sin los aderezos que acompañan al pañuelo del gajo y demás complementos.

En la actualidad los orives que sobreviven a nuestros mejores tiempos de orfebrería son:


JOYERIA ANTANGE Y BARI
ORFEBRERIA MARCE
CESAR MORENO CLEMETE
JOSE FRANCISCO LOPEZ HERNANDEZ


Texto recopilado de la revista El Telar de 1994.


VINELUDAPEJIMI